Un periodista con una deficiencia visual severa crea una web de viajes para personas con discapacidad

– Este martes se celebra el Día Mundial del Periodista Turístico

MADRID, 05 (SERVIMEDIA)

Vicente Martínez, un joven periodista de Barcelona de 22 años con una deficiencia visual del 95%, recorre como mochilero medio mundo y ofrece recomendaciones para viajeros con discapacidad en una web y en redes sociales.

«Llamé a la web ‘Tullitour’ y ha sido mi Trabajo de Fin de Grado este pasado mes de junio «, comparte el recién graduado en periodismo en una entrevista concedida a Servimedia desde Malasia, hasta donde se ha desplazado para informar acerca de este país. «Al estar de vacaciones, lo que estoy haciendo es recopilar información y a mi regreso me centraré en optimizar el sitio web para hacerlo más accesible».

Entre tanto, Vicente no pierde el tiempo y desempeña las dos actividades que más le apasionan: el periodismo y viajar por todo el mundo. Suiza, Bruselas, Laponia, Nueva York, Singapur, Malasia… Y comparte sus experiencias a través de las redes sociales.

VIAJAR SOLO Y SIN MIEDO

Sus cuentas de Instagram, Twitter y Tiktok se han convertido en un manual de consulta para aquellos viajeros con y sin discapacidad a los que les gusta la aventura y, sobre todo, que no le temen a nada. «Creo que es fundamental mostrar que una persona con discapacidad puede viajar de una forma autónoma y a través de mis posts señalo las dificultades que se pueden llegar a encontrar en un determinado viaje y cómo solventarlas porque previamente las he detectado yo. Ofrezco consejos y trucos para que la experiencia sea un poquito más sencilla», asevera.

Una publicación compartida de TulliTour (@tulli.tour)

Vicente es un chico de recursos y, si unas cataratas congénitas le han dejado casi en la penumbra, a él siempre se le ilumina la mente cuando se trata de buscar soluciones para salvar cualquier obstáculo. «A la hora de buscar un autobús para poder leer la dirección a la que se dirige o en el caso de un tren para saber la vía, lo que hago es fotografiar el cartel con mi smartphone y lo amplío a tope», reconoce. «Como los móviles de ahora tienen una ampliación de hasta 30 veces más hacen de lupa».

También aconseja «llegar con antelación a cada salida o excursión y preguntar, confirmar y reconfirmar», lo que no exime de que en alguna ocasión se haya embarcado en el transporte equivocado. Pero quizá así la aventura resulta aún más sorprendente. Este barcelonés está acostumbrado a superar cualquier reto; a salir a la carrera cuando se le escapa el último autobús porque es un joven de amplia zancada. Es Campeón de Atletismo Paralímpico de España en la categoría T12 (personas con discapacidad visual) en la modalidad de 800 metros y medalla de plata en 1.500 metros. Y puede presumir de ostentar el título de tercer puesto en el Campeonato Mundial en la misma categoría en la modalidad de 800 metros.

Quizás también te interese:  Fitur acoge una jornada sobre la norma internacional de turismo accesible

«NO SOY UN VALIENTE»

Vicente se muestra sorprendido cuando las personas, especialmente los que no le conocen bien, le dicen «eres un héroe». «Yo no soy ningún valiente». Cualquier persona puede viajar sola. Es cierto que yo con un resto visual de un 5% tengo mis limitaciones, pero tenemos un turismo muy accesible y resulta muy cómodo moverse de mochilero incluso con una discapacidad».

«Viajar solo siempre es una aventura y puede ser también un descubrimiento para cualquiera». Eso sí, este joven inquieto reconoce que existen grandes diferencias entre recorrer Europa en interrail o viajar por los Estados Unidos que hacerlo por Malasia, donde se encuentra ahora, y desde donde concede esta entrevista a Servimedia. «De entrada, en todos los países miembros de la Unión Europea además de estar perfectamente adaptados para las personas con discapacidad me he podido beneficiar de multitud de descuentos por mi condición de persona con discapacidad», confiesa el joven. «Y Nueva York es una ciudad con un transporte absolutamente accesible».

Al hablar de su estancia en Malasia, la cosa cambia. «Estoy contento. No he tenido ningún percance importante, pero reconozco que he venido a este país con cierto temor, ya que aquí los peatones no tienen ninguna importancia y te pueden arrollar en cualquier momento».

En cuanto regrese de su periplo malayo, Vicente tiene previsto, además de continuar con su labor informativa en redes sociales, darle un empujón a su web viajera, en la que quiere incluir vídeos y entrevistas a personas con discapacidad de los países visitados para que expliquen, en primera persona, cómo es su vida diaria. El sueño de Vicente sería hacer «un Callejeros Viajeros con discapacidad», confiesa.

De momento, a sus 22 años y con el título de periodista recién ‘estrenado’, Vicente ya ha callejeado y viajado a más rincones del planeta que otras personas sin ningún tipo de discapacidad. Es una cuestión de actitud y él la tiene toda.