La ley de regadíos en Doñana supera su penúltimo trámite en el Parlamento de Andalucía

MADRID/SEVILLA, 19 (SERVIMEDIA)

La Comisión de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda del Parlamento de Andalucía aprobó este martes el dictamen de la proposición de ley registrada por el PP con Vox sobre regadíos en el entorno del Parque Nacional de Doñana, penúltimo trámite antes de que el Pleno de la Cámara autonómica apruebe el texto de forma definitiva previsiblemente la próxima semana.

La votación del texto siguió lo esperado porque quedó rechazada la enmienda ciudadana de Ecologistas en Acción asumida por los grupos Por Andalucía y Adelante Andalucía, y que pedía la retirada completa del texto, gracias a dos votos a favor (de estos dos grupos parlamentarios), 12 en contra (del PP y Vox) y cinco abstenciones (del PSOE).

Además, los votos del PP y Vox bastaron para aprobar una última enmienda técnica que se añade a las 12 enmiendas parciales presentadas por los populares, que ‘maquillan’ el texto y no modifican normativamente que puedan regularizarse terrenos regables actualmente ilegales.

No obstante, esas enmiendas mantienen lo sustancial de la proposición de ley, con una novedad principal, aunque carece de fuerza normativa, puesto que aclara en la exposición de motivos que el objetivo prioritario es «la protección de las aguas subterráneas del ámbito de la demarcación hidrográfica del Guadalquivir».

El texto indica que «en modo alguno permite ni justifica la extracción de aguas subterráneas» del Guadalquivir, al tiempo que considera «necesario articular mecanismos para incrementar los aportes de aguas superficiales» desde el Tinto, el Odiel y el Piedras o de «otra demarcación». Sin embargo, la fuerza normativa de la proposición de ley radica en tres artículos, dos disposiciones adicionales, una disposición derogatoria y tres disposiciones finales.

Así, el apartado dos del artículo primero mantiene que determinados terrenos que el Plan Especial de Ordenación de las zonas de regadíos ubicadas al norte de la Corona Forestal de Doñana (conocido como Plan de la Fresa) dejó fuera en 2014 «podrán obtener derechos de aguas, que procederán de aguas superficiales, salvo que la Administración hidráulica de la Demarcación Hidráulica donde se encuentren estos terrenos establezca un origen de recursos diferente», lo que abre la puerta a extraer agua del acuífero del espacio protegido.

Quizás también te interese:  El Cermi elabora un informe sobre los contenidos de discapacidad de la nueva Ley de Ciencia

PORTAVOCES

Mario Jiménez, del PSOE, volvió a solicitar la retirada de la proposición de ley, que calificó de «absolutamente chapuza en términos jurídicos» porque «hay párrafos que parece que los ha redactado Antonio Ozores», un actor conocido por interpretar papeles cómicos de personajes que pronuncian en ocasiones discursos ininteligibles.

Apuntó que la norma va «contra» la comunidad científica y «la política europea en defensa del medio ambiente», al tiempo que la Unesco ha mostrado su preocupación por la situación de Doñana.

Inmaculada Nieto, de Por Andalucía, señaló que la proposición de ley «habla de agua» y «lanza un mensaje» a algunos agricultores de que «el agua no tiene por qué ser de superficie», sino incluso del acuífero en un contexto de cambio climático. «El cambio climático nos impide tener una perspectiva de mejora de las reservas de agua», advirtió, antes de lamentar el «daño reputacional» que esta norma causa a quienes cultivan frutos rojos en Huelva.

Maribel Mora, de Adelante Andalucía, tildó la ley de «aberración» y «vergüenza para Andalucía» porque, a su juicio, «está legalizando tierras de secano convirtiéndolas en regadío», además de «amnistiando a personas que han estado pinchando pozos ilegales desde el año 2004», al tiempo que calificó al PP y al Gobierno andaluz, liderado por Juan Manuel Moreno Bonilla, de «enterradores de Doñana».

«Con esta ley lo que se viene es a echar arena encima y a tapar Doñana en una sepultura», indicó, antes de comentar que solo falta «poner la lápida».

Manuel Andrés González, del PP, negó que la norma vaya a «amnistiar» a agricultores sin derechos de agua, como comentó Mora, y contestó a Jiménez indicando que el PP «no ha prometido agua» a los agricultores del entorno de Doñana.

«Ustedes, como siempre, ni comen ni dejan comer, provocan situaciones de injusticia y dejan a la deriva a cientos de agricultores y a miles de personas que viven de la agricultura en esos municipios de esa comarca de Huelva», comentó dirigiéndose a los socialistas.

Por último, Rafael Segovia, de Vox, se limitó a justiciar la orientación del voto de su grupo parlamentario en las enmiendas presentadas para la proposición de ley.