La Comunidad de Madrid solicita que se reúna la Conferencia Sectorial de Fondos Europeos para que el Gobierno central explique las deficiencias en la gestión

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

La Comunidad de Madrid solicitó una reunión de la Conferencia Sectorial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para que el Gobierno central informe a las comunidades autónomas sobre las deficiencias en la gestión de los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), según informó este martes el consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Javier Fernández-Lasquetty.

Durante su participación en un encuentro informativo que organizó Europa Press, Fernández Lasquetty dijo que «el Ejecutivo autonómico reclama conocer por qué aún no está operativa la herramienta informática para hacer el seguimiento de gestión de las ayudas, conocida como Coffee, así como la baja ejecución de los Perte que está dejando a grandes empresas fuera de las convocatorias, entre otras cuestiones».

En cuanto al sistema Coffee, el consejero recordó que el Ministerio anunció que estaría en funcionamiento a finales de 2021 y no se cumplió. Además, denunció que «se nos comunicó hace algunas semanas que ya estaba disponible pero luego comprobamos que sólo para algunas áreas, por lo que se nos volvió a reclamar el seguimiento de nuestra gestión a través de tablas de Excel. No han sido capaces de poner en marcha esta herramienta tan necesaria en casi dos años»

El consejero destacó que el Gobierno madrileño está siendo «mucho más ágil» en la gestión de los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), de los que ya se han recibido 1.652 millones de euros y se han asignado 540, que suponen el 91% de la cantidad fijada por el Estado para la región en 2022.

Fernández-Lasquetty declaró que «la gestión de los fondos europeos vuelve a retratar dos modelos de gestionar en España: el de la Comunidad de Madrid, donde hay eficiencia, transparencia, y atención a las necesidades de los madrileños; y el del Gobierno central, con incapacidad para la gestión y la atención a la sola necesidad de Pedro Sánchez y su agenda intervencionista».

Según los cálculos de la Comunidad de Madrid, se dejarían de ingresar hasta 5.000 millones de euros, «que no podrían destinarse para financiar los servicios públicos. A esto, habría que sumar la parte que no se ve, es decir, todos los inversores que no vendrán», concluyó el consejero.