El Ayuntamiento de Madrid convertirá la antigua fábrica de Clesa en un centro de innovación e investigación

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, y el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, asistieron este miércoles a la presentación del proyecto de remodelación de la antigua fábrica de Clesa, que se convertirá en un centro de innovación e investigación.

Se trata de un edificio inaugurado en 1962 y proyectado por el arquitecto Alejandro de la Sota que se encuentra en desuso y abandonado desde hace más de una década y que el Ayuntamiento de Madrid, tras recuperar su titularidad, va a poner en valor a través de una intervención que convertirá el espacio en un centro pionero en Madrid.

Durante el acto, Villacís destacó que el proyecto ‘Val-Verde’ «llenará de vida, de investigación, de innovación y de cultura este edificio», y valoró que se trata de un «proyecto de ciudad», donde «van a coexistir diferentes disciplinas en una mezcla enriquecedora, en un espacio para compartir».

En este sentido, la vicealcaldesa apuntó que «hay vida maravillosa más allá del centro de Madrid» y remarcó que la fábrica de Clesa «va a ser uno de esos hitos». «Con este proyecto honramos a Alejandro de la Sota y honramos también al barrio de Valverde», afirmó.

PROYECTO DE REGENERACIÓN

El proyecto de regeneración ‘Val-Verde’ fue el ganador del concurso ‘Reinventing Cities’, promovido por la red de ciudades C40 de la que forma parte Madrid y que busca premiar proyectos para recuperar de forma sostenible entornos degradados como la antigua fábrica de Clesa.

En este gran espacio industrial se creará un ecosistema de innovación e intercambio de conocimiento al servicio de toda la ciudad a través de propuestas de divulgación científica y cultural. El proyecto apuesta por el I+D+I como motor del conjunto, en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid y de los tres hospitales de referencia entre los que se encuentra físicamente y que se beneficiarán de estas instalaciones: Ramón y Cajal, La Paz y el Ruber Internacional.

Son 10.500 metros cuadrados de espacio para I+D+I se completarán con un centro cultural que tendrá contenidos dinámicos, espacio de ‘coworking’, dos auditorios y una cafetería. También se proyecta una gran plaza de encuentro en el exterior, que será un nuevo hito urbano tanto para el barrio como para el distrito. El área cultural no es una sala única, sino que se relaciona con la ciencia en todo el edificio.

La rehabilitación de esta fábrica, que contará con una inversión de 30 millones de euros, comenzará en 2023 y estará lista para 2024.