CCOO y UGT convocan 73 manifestaciones el 1 de mayo para exigir subir salarios y avisan a CEOE: «La paciencia se ha acabado»

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, anunciaron este jueves que el 1 de mayo, Día del Trabajo, se celebrarán 73 manifestaciones por toda España para exigir subidas salariales y avisaron a la CEOE de que las movilizaciones se incrementarán si no se alcanza un acuerdo general en semanas. «La paciencia se ha acabado», previno Sordo.

Sordo y Álvarez celebraron este jueves una rueda de prensa en la que presentaron las claves de este Primero de Mayo, que se desarrollará bajo el lema ‘Subir salarios, bajar precios, repartir beneficios’. Ambos destacaron que es la cifra más alta de manifestaciones para esta jornada en los últimos años.

En este sentido, Sordo criticó la «falta de corresponsabilidad» de la CEOE con el país por negarse a suscribir un acuerdo general sobre la evolución de los salarios en convenios colectivos y anticipó que «si no hay un acuerdo vamos a ir a un proceso intenso de movilizaciones» que «se sabe cómo empiezan pero no cómo acaban».

«CEOE sabrá a dónde quiere llegar», agregó Sordo, que aclaró que con ello, los sindicatos quieren decir que puede extenderse una protesta concreta a un clima general. De hecho, señaló que las protestas en Francia contra la reforma de pensiones puede que respondan también a «otros malestares».

NI Sordo ni Álvarez quisieron pronunciarse sobre si los sindicatos se están planteando realizar una huelga general para meter presión a la CEOE, aunque Sordo advirtió de que, sin haber una fecha concreta, si próximamente no hay un acuerdo, aumentarán las movilizaciones. «O hay un acuerdo o no hay más negociación», ahondó el líder de CCOO, que también alertó de que si vuelve a haber una situación en el país que requiera de «contención salarial» no podrá esperar la patronal que los sindicatos actúen con la misma generosidad que en situaciones anteriores.

Por su parte, Álvarez sostuvo que no quieren «dejar para septiembre» la negociación, sino que debe haber un acuerdo con CEOE sobre salarios antes del verano. «Tiene que haber reparto de los beneficios y si no, el conflicto va a crecer», aseveró el líder de UGT, que llamó a la participación en las manifestaciones, porque los trabajadores se juegan sus convenios y la CEOE «tiene que sentir el aliento» de la clase trabajadora.

Además, Álvarez resaltó que esta fecha también atañe a pymes y pequeños autónomos por la «usura» y «avaricia» de grandes empresas con «beneficios récord» que se están «quedando» con sus ganancias.

EMPLAZAMIENTO AL GOBIERNO

Por otra parte, los líderes sindicales emplazaron al Gobierno a que si no hay «reparto de beneficios» por la vía de los salarios se haga por el terreno de la fiscalidad para que se puedan destinar más recursos a ayudar a las personas que lo necesitan.

Asimismo, pese a que hicieron un «balance positivo» en líneas generales de avances como la reforma laboral, la de pensiones o la Ley de vivienda, subrayaron que se deben adoptar más medidas para controlar precios como el de los alimentos o el de los alquileres de vivienda.

Quizás también te interese:  El precio del Brent mantiene su tendencia al alza cerca de los 94 dólares

Ambos responsables sindicales explicaron que se mantienen «vivas» peticiones como la necesidad de reformar el despido en España o reforzar las políticas en materia de salud y seguridad en el trabajo.

En esta línea, Álvarez dijo que «este primero de Mayo también nos tiene que servir para sacar pecho» por los logros que se han conseguido en los últimos años y poner de relieve que la concertación social «es el camino».

OBSERVATORIO

Igualmente, Sordo instó al Gobierno a que dé más detalles sobre el observatorio de los beneficios empresariales que ha anunciado el Ejecutivo, ya que los sindicatos son los que han «lanzado la idea al debate público». Por esta razón, pidió conocer qué papel van a jugar los sindicatos y «no aparecer por aparecer», sino tratar cómo se van a utilizar los datos de los beneficios empresariales.

Además, criticó la «aversión» de la CEOE a la «transparencia de los datos», porque «se vería que no están repartiendo» los excedentes. En paralelo, Álvarez denunció que la patronal utiliza el término «intervencionismo» cada vez que no está de acuerdo con una medida, ya que es así como la parte empresarial se ha referido a la idea de este observatorio.

«Va a tener que pasar la CEOE de utilizar este latiguillo para todo a dar explicaciones», enfatizó Álvarez, quien apuntó que también las tendrá que dar «dentro», porque «no sé cómo se pueden sentar» en la misma mesa pequeños autónomos o pymes con la gran banca.

AÑO ELECTORAL

Por otro lado, Sordo se refirió al contexto de año electoral en el que se celebrará el Primero de Mayo, indicando que serán las «más importantes que afrontará nuestro país» en los últimos años. Al respecto, pese a que remarcó la «autonomía» de las organizaciones sindicales, defendió que «hay que llamar al voto de opciones progresistas», aunque no a un partido en concreto. Mientras, el responsable de UGT apeló a la participación de la clase obrera y recordó que se votarán cuestiones «tan relevantes» como la reforma laboral.

En este sentido, Álvarez puso el foco en la importancia de las elecciones municipales y autonómicas, porque cada día «más comunidades se declaran insumisas», poniendo como ejemplo la advertencia de algunos gobiernos regionales de que tratarán de aplicar lo menos posible la Ley de vivienda.

Asimismo, Álvarez y Sordo incidieron en que son las comunidades las que gestionan servicios «tan importantes» como la atención social, la sanidad o la educación, entre otros.

Finalmente, a nivel internacional, Álvarez hizo una especial mención a los trabajadores de Francia por las protestas que están llevando a cabo para que Macron «dé marcha atrás con la reforma de las pensiones» en el país galo, así como a las zonas del mundo donde «no hay libertad» para poder reivindicar ese día.