Aspaym pide en el Congreso que el Sistema Nacional de Salud financie soluciones para la incontinencia fecal

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

La confederación nacional Aspaym (Asociaciones de Personas con Lesión Medular y otras Discapacidades Físicas) reclamó este jueves que el Sistema Nacional de Salud (SNS) incorpore soluciones para la incontinencia fecal en su cartera de servicios, durante una jornada organizada en el Congreso de los Diputados.

Según su presidenta, Mayte Gallego, «las personas con discapacidad somos de media más pobres que el resto, por todo el gasto extra que conlleva la discapacidad». Estos desembolsos abarcan desde terapias a rehabilitaciones, pasando por toda clase de productos de apoyo.

Procedimientos como la irrigación transanal, que palian y a veces solucionan la incontinencia fruto de la pérdida de control de esfínteres por una lesión medular, se demuestran eficaces para el mantenimiento de una digna calidad de vida en el día a día de las personas con discapacidad física, explicó, «pero mucha gente no puede sufragarlo si no lo financia el sistema».

«Incluir esta técnica en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, para que todas las personas tengamos las mismas oportunidades para la utilización de esta técnica vivamos en el territorio que vivamos, se relaciona directamente con el principio de igualdad de toda la ciudadanía», declaró.

La presidenta de Aspaym también aludió al estigma social de la incontinencia: «No está bien vista socialmente, por lo cual, si en cualquier momento tienes un episodio o un escape provocará que la persona se aísle y tenga miedo a hacer su vida con normalidad».

Este rechazo puede suscitar, en la vida adulta, el abandono del puesto de trabajo, del ocio e incluso de la relación con el entorno. Además, dicho estigma afecta con mayor virulencia a niños y niñas con discapacidad: «Puede tener un impacto negativo en sus estudios, en sus amistades y en las habilidades sociales que empiezan a desarrollar», insistió Gallego.

Quizás también te interese:  La desnutrición triplica el riesgo de muerte en el paciente mayor con insuficiencia cardiaca