Más de 300 expertos se reúnen en Pamplona para poner en valor la importancia del sueño para la salud

MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

Más de 300 expertos se reunirán en Pamplona a partir del próximo 20 de octubre y hasta el 22 para poner en valor la importancia del sueño para la salud, en la XXX Reunión Anual de la Sociedad Española del Sueño (SES).

El evento se celebrará en el Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra bajo el lema ‘Sueño y salud, una pareja perfecta’, que en palabras de la doctora Pilar Cebollero Rivas, presidenta del Comité Local, «pretende poner en valor la importancia del sueño como uno de los pilares básicos de una vida saludable, junto a la alimentación y el ejercicio físico».

El congreso contará con la presencia de reconocidos ponentes nacionales e internacionales y abordará los aspectos más importantes de la medicina del sueño desde una perspectiva multidisciplinar, ya que esta disciplina ampara a profesionales e investigadores de distintas especialidades médicas, de la psicología, la biología, la enfermería y a técnicos de polisomnografía.

Desde la SES consideran «fundamental» y «una asignatura pendiente» el reconocimiento oficial de la medicina del sueño y reivindican la creación y el desarrollo de un área de capacitación específica para la medicina del sueño.

La presidenta de la SES. la doctora Milagros Merino, destacó que «las nuevas tecnologías aportan una nueva visión de la medicina del sueño, orientada hacia una simplificación técnica o a estudios ambulantes sin necesidad de ingreso en centros hospitalarios». «Como ya han reconocido expertos en medicina del sueño como Emmanuel Mignot, dentro de poco muchos trastornos de sueño acabarán por ser diagnosticados con pruebas realizadas en departamentos de bioquímica o genética, con la ayuda del ‘Big-data’ «.

En ese sentido, la presidenta de la SES destacó la obligación de la medicina del sueño de «nutrirse» de todos los avances tecnológicos para facilitar el acceso a las pruebas de sueño al mayor número de pacientes posibles, «ya que el diagnóstico precoz evitaría mucha comorbilidad, mejoraría la calidad de vida de los sujetos y ahorraría mucho dinero al sistema público sanitario y a las empresas privadas».