La digitalización y la Inteligencia Artificial mejorarán los ensayos clínicos y cambiarán la forma de hacerlos

– La telemedicina hará que los pacientes puedan participar en ellos desde su domicilio, según la doctora Casas

– VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace https://servimedia.tv/TotalesDigitalizacionSanidadPacientes

MADRID, 17 (SERVIMEDIA)

La digitalización y la Inteligencia Artificial (IA) cambiarán la forma de hacer los ensayos clínicos del futuro y los harán más eficientes. Gracias a las nuevas tecnologías, se podrán reclutar pacientes con perfiles muy específicos para probar los nuevos los fármacos de medicina personalizada o de precisión.

Así se puso de manifiesto durante un nuevo Desayuno de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), que abordó la jornada ‘Novedades en ensayos clínicos: una oportunidad para los pacientes’, desarrollada en la sede de Servimedia.

El encuentro, celebrado esta semana, contó con la participación del director del Instituto Carlos III, Cristóbal Belda; la oncóloga y miembro de honor de la junta directiva del Grupo Solti, Ana Casas; la presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Carina Escobar; el cofundador de Predictby y profesor en la Universidad Oberta de Catalunya, Francisco Lupiáñez-Villanueva; la directora asociada de investigación clínica y traslacional de Farmaindustria, Amelia Martín; y el director general de Servimedia, José Manuel González Huesa, quien presentó y condujo el coloquio.

Con la aplicación desde el pasado 31 de enero del nuevo reglamento europeo de ensayos clínicos, los investigadores y los organismos reguladores tienen nuevos retos por delante. Además, la Comisión Europea pone en marcha un reglamento para crear el espacio europeo de datos sanitarios, que afectará a las políticas relacionadas con los ensayos de medicamentos.

Para la oncóloga Ana Casas, la digitalización ayudará mucho a realizar los nuevos ensayos y también mejorará la relación que ya existe entre los oncólogos, a través de los de los diferentes grupos de investigación.

BIG DATA E INTELIGENCIA ARTIFICIAL

«Los ensayos clínicos van a cambiar mucho con la digitalización y con el acceso a un Big Data más amplio que realmente nos permita tener acceso a muchísimos más datos, lo que van a mejorar la calidad de estos ensayos», explicó la oncóloga Ana Casas, quien destacó que la Inteligencia Artificial (IA) es «ya una realidad», y quizá cambie por completo el modo de realizar dichas investigaciones sobre fármacos.

Quizás también te interese:  Los urgenciólogos españoles ofrecen su ayuda a los heridos del terremoto de Turquía y Siria

Un ejemplo de ello es que la digitalización podría evitar desplazamientos de los pacientes, que constituyen un gran obstáculo en materia de ensayos. «Lo ideal sería que los pacientes no tuvieran que desplazarse al sitio donde está el ensayo clínico, sino que mediante telecomunicación y comunicación entre los oncólogos y el resto de los equipos los pacientes pudieran participar en el ensayo desde sus casas».

Todo esto será posible a través de grandes redes de telecomunicación. «Creo que el Big Data y la Inteligencia Artificial pueden ayudarnos y van a ser cambios muy importantes que van mejorar muchísimo nuestro trabajo», subrayó la doctora Casas.

NUEVO DISEÑO Y ÉTICA DE LOS ENSAYOS

Para Francisco Lupiáñez-Villanueva, las nuevas tecnologías van a impactar en el diseño de los ensayos clínicos, también en una mejor selección de los pacientes, e incluso en la ética del tratamiento de los datos y su protección, cuestiones importantes en las que los pacientes tienen cosas que decir.

Según este experto, los «aspectos regulatorios tienen que ser tenidos en cuenta para aplicar inteligencia artificial y Big Data». Añadió que la principal ventaja de la digitalización de los datos estriba en «los procesos de selección de los pacientes, ya que ahora mismo ya se pueden buscar cuáles son más adecuados».

En cuanto al nuevo reglamento europeo para los ensayos clínicos, Amelia Martín recordó que desde principios de 2023 «es plenamente aplicable» en España.

«El sistema es completamente diferente, ya que hay una única solicitud por parte del promotor que aplica en los diferentes estados donde se va a hacer el ensayo clínico y ahí tienen acceso todas las agencias reguladoras que van a evaluar, además de los diferentes comités de ética; y tienen acceso también los pacientes para una mayor transparencia», destacó.

Por último, se está trabajando en modelos de consentimiento informados electrónicos, que complementen a los de papel ya existentes. «Pero esto no quiere decir que si un paciente no puede firmar un consentimiento informado electrónico se queda fuera del ensayo», remachó la representante de Farmaindustria.