La Conferencia Episcopal recuerda que Benedicto XVI visitó tres veces España y realizó la mayor beatificación en la historia con 498 españoles «mártires del siglo XX»

MADRID, 31 (SERVIMEDIA)

La Conferencia Episcopal Española recordó este sábado la figura del papa Benedicto XVI, tras conocerse su fallecimiento, porque «dejó una profunda huella en los corazones de los católicos de toda España» ya que, en sus ocho años de pontificado, visitó el país en tres ocasiones y realizó la «mayor beatificación» en la historia con 498 españoles «mártires del siglo XX».

En un comunicado, la Iglesia en España ahondó en que el Papa elevó a los altares eclesiásticos a cinco santos españoles, además de aprobar las beatificaciones de más de medio millar, incluyendo a los 498 españoles «mártires del siglo XX» y proclamar a san Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia universal. Además, según la Conferencia Episcopal, creó seis cardenales españoles en los cinco consistorios convocados en su mandato.

En sus años de pontificado, Benedicto XVI pisó suelo español en tres ocasiones: Valencia, Santiago y Barcelona en el mismo viaje, y Madrid. Por vez primera lo hizo con ocasión del Encuentro Mundial de las Familias, que se celebró en Valencia, donde participó en los actos finales, los días 8 y 9 de julio de 2005, clausurando el encuentro con una eucaristía multitudinaria, en la explanada de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Cinco años más tarde, los días 6 y 7 de noviembre de 2010, el Santo Padre regresó a para visitar Santiago de Compostela, con motivo del año Jacobeo, así como Barcelona, para la consagración del templo de la Sagrada Familia, que a partir de ese momento se abrió al culto.

Del 18 al 21 de agosto de 2011, Benedicto XVI visitó Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ-2011). Muchos fueron los momentos inolvidables: el encuentro con jóvenes religiosas, que le aclamaban con una alegría desbordante, en El Escorial, tuvo lugar el 19 de agosto.

Asimismo, el 20 de agosto de 2011 quedó marcado también en el recuerdo porque más de un millón de jóvenes acompañaron a Benedicto XVI en la vigilia de la JMJ de Madrid, en el aeródromo de Cuatro Vientos.

Benedicto XVI, soportando una fuerte lluvia y tras rechazar el consejo de sus colaboradores que lo instaban a retirarse, se quedó en el altar, con una gran sonrisa en el rostro, según recuerda la Conferencia Episcopal española en su comunicado.

Después, sigue el comunicado, de un silencio atronador, agradeció a los allí presentes «por esa alegría y resistencia. Vuestra fuerza es mayor que la lluvia». «Queridos jóvenes hemos vivido una aventura juntos. Han resistido firmes en la lluvia». «Igual que esta noche, con Cristo podréis afrontar las pruebas de la vida, no lo olvidéis», afirmó Benedicto XVI en su discurso de despedida.

También destaca la Conferencia Episcopal que, en su papado, se celebró la mayor beatificación en la historia de la Iglesia, en la que se contaron a 498 españoles «mártires del siglo XX», el 28 de octubre de 2007.