El Banco de España advierte de «riesgos latentes» si la recuperación económica es «menos vigorosa» de lo previsto

– Constata que los efectos de la pandemia en las empresas han sido «muy moderados» en comparación con crisis anteriores

MADRID, 28 (SERVIMEDIA)

El Banco de España apunta que el aumento de los créditos en vigilancia especial refleja la existencia de «riesgos latentes» para la solvencia de las empresas a medio plazo en un contexto de «alto porcentaje» de préstamos avalados por el Estado que vencen en este año. Estos riesgos «podría materializarse si la recuperación económica fuera menos vigorosa de lo esperado» debido, por ejemplo, a una escalada de las tensiones por la guerra en Ucrania.

Así lo concluye el organismo en un artículo sobre la solvencia y la demografía empresarial en España desde el inicio de la pandemia publicado este martes.

A la luz de los datos analizados de diversas fuentes, el Banco de España apunta que en 2020 se redujo el número de empresas activas, algo que no ocurría desde el final de la última recesión económica, en 2013.

En concreto, la caída en 2020 fue del 1,1% (37.858 empresas menos), más moderada que la observada durante la crisis financiera iniciada en 2008 -que supuso una reducción del 1,5%, en promedio, entre 2008 y 2013-.

Esta caída fue «relativamente moderada» y se explica por un descenso de las entradas de empresas y no por un incremento de las salidas, que, a diferencia de lo ocurrido en la crisis de 2008, disminuyeron respecto al año anterior.

En mayo de 2022, las empresas inscritas se encontraban muy cerca de los niveles prepandemia, mientras que, por su parte, las constituciones y las disoluciones se han venido situando, desde el segundo trimestre de 2021, por encima de los niveles precrisis. Así, durante 2021 y la parte transcurrida de 2022 se ha observado una «recuperación progresiva» del número de empresas activas.

Quizás también te interese:  El promedio de consumo diario de Internet en mayo fue de 119 minutos por persona, nueve menos que en 2021

La evolución de los indicadores de solvencia empresarial también evidencia que hasta ahora se habría producido un «deterioro relativamente moderado, aunque muy heterogéneo por sectores».

A pesar de la moratoria concursal vigente hasta mediados de 2022, el número de concursos de acreedores de empresas ha aumentado desde el tercer trimestre de 2020, especialmente en el caso de los empresarios individuales. Los mayores aumentos de los concursos de acreedores, en comparación con los niveles prepandemia, se han concentrado en los sectores más afectados por la crisis, en particular la hostelería.

Este incremento, que se ha producido a pesar de la moratoria concursal vigente desde marzo de 2020, ha venido impulsado por los mayores incentivos que tienen las personas físicas para utilizar estos procedimientos tras la reforma de 2015 que introdujo el denominado mecanismo de segunda oportunidad, según explica el Banco de España.

Los datos más recientes, correspondientes al primer trimestre de 2022, evidencian un «cierto repunte» de los concursos de sociedades, hasta cotas similares a las de 2019. En todo caso, «esta evolución hay que valorarla en el contexto de la moratoria concursal anteriormente mencionada», puntualiza.

Según el artículo, las políticas públicas desplegadas durante la crisis han podido ser «claves» para explicar estos efectos «muy moderados» en comparación con crisis anteriores.