Economistas dudan de que «el comportamiento positivo del mercado de trabajo tenga que ver con la reforma laboral»

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)

Economistas del Banco de España, BBVA Research y de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) mostraron sus dudas este martes sobre que «el comportamiento positivo del mercado de trabajo tenga que ver con la llegada de la reforma laboral».

En una mesa redonda, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) reunió al asesor de la Dirección General de Economía, Estadística e Investigación del Banco de España, Juan Jimeno; al economista en la unidad de España y Portugal de BBVA Research, Juan García; y a la directora de la División de Análisis Económico de la Airef, Esther Gordo, para debatir si la reforma ha supuesto el fin de la precariedad laboral.

«Creo que la reforma parte de los problemas del mercado de trabajo español y se dan pasos en la buena dirección. Es una reforma consensuada que nos permite cumplir hitos y recomendaciones que nos hacía Europa. Sin embargo, a la hora de evaluar sus efectos, todavía tenemos más dudas que certezas», explicó Gordo.

En este punto, señaló que, «aunque ha caído la temporalidad, las tasas de baja de los contratos indefinidos y de los fijos discontinuos son altas». Asimismo, la directora de la División de Análisis Económico de la Airef indicó que «hay que ver lo que está pasando con los despidos en los periodos de prueba, así como otras cuestiones».

«Lo que necesitamos es más información para ver si la temporalidad ha caído, pero creo que lo que buscaba la reforma es la reducción de la precariedad. Para ello necesitamos conocer qué está pasando a nivel de empresa y sería positivo tener información del panel de empresas trabajadoras para analizar lo que está pasando con los fijos discontinuos», insistió.

Quizás también te interese:  Guía del abogado para el uso de pruebas forenses de ADN

Para el economista de BBVA Research, la reforma laboral «no pone fin a la precariedad laboral porque es un problema multidimensional y que la nueva regulación puede aumentar, sin pretenderlo, la inestabilidad e inseguridad de algunos colectivos de trabajadores como los fijos discontinuos».

«Debemos recordar que los fijos discontinuos en periodo de inactividad no tienen derecho a compensación y esto puede aumentar el riesgo de un sobreuso del recurso a la inactividad por parte de las empresas. De esta forma, aumenta de forma significativa la incertidumbre para este grupo de trabajadores», avisó García.

Por su parte, el asesor de la Dirección General de Economía, Estadística e Investigación del Banco de España recordó que la tasa de temporalidad contractual «no se ha reducido mucho más porque existe el problema de la temporalidad en el sector público, donde la tasa de temporalidad sigue en el 30% y no hay mucho margen» para reducirla porque «de ese porcentaje, el 14% son interinos».

«Creo que la precariedad no es la única dimensión que nos debería preocupar. La métrica que deberíamos utilizar para decidir si la reforma ha sido positiva está en las tasas de empleo en determinados grupos, los efectos de la reforma en el empleo juvenil, que es un problema muy grave en el mercado español, en cómo está afectando a salarios y en igualdad», aseguró Jimeno.