Ciencia destina más de seis millones de euros a 57 proyectos que investigan mecanismos para combatir las ‘fake news’

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

La Agencia Estatal de Investigación (AEI) ha destinado más de 6,3 millones de euros a la lucha contra la desinformación a través de 57 proyectos de investigación y colaboraciones con empresas.

El objetivo de esta iniciativa es favorecer el desarrollo de mecanismos que protejan a la sociedad frente a los continuos bulos, ‘fake news’ e informaciones maliciosas que ponen en peligro la seguridad de los ciudadanos y, por extensión, a todo el Estado.

Las iniciativas seleccionadas por la AEI en diferentes convocatorias se centran en el control del lenguaje ofensivo en medios sociales, la alfabetización publicitaria de los menores para que sepan interpretar los anuncios que reciben en sus teléfonos móviles, la discriminación hacia las personas vulnerables a través de bulos, la vigilancia de los criterios de valor en la transmisión de información sobre debates electorales televisivos o la credibilidad de la información de los medios de comunicación, entre otras temáticas de actualidad. Estas iniciativas han sido en parte cofinanciadas por fondos europeos NextGeneration.

El control del lenguaje ofensivo que inundan las redes es el objetivo del proyecto ‘Evaluación de la toxicidad en medios digitales’, que realizan en el Centro de Estudios Avanzados en Tecnologías de la Información y de la Comunicación de la Universidad de Jaén.

El fin buscado en la propagación de un bulo es el de causar un efecto nocivo sobre una persona, un organismo o un colectivo, generando opiniones adversas en los receptores de esta información. El proyecto financiado por la AEI aborda la realización de una prueba de concepto de un sistema de análisis de la honestidad (‘social fairness’) en mensajes publicados a través de medios sociales para interpretar el impacto que una información falsa está generando en las redes», precisaron los investigadores.

Quizás también te interese:  La red española contra la trata expone al Consejo de Europa las "deficiencias" en la lucha contra esta práctica en España y pide una ley integral

Otro de los proyectos es el referido al análisis de las connotaciones sociales y legales que implica el uso de bulos contra colectivos vulnerables titulado ‘Desinformación, odio y polarización: la afectación de derechos y libertades de personas vulnerables’, que coordinan desde la Universidad de Salamanca.

Los artífices de estas campañas difuminan falsedades en un sentido y en su contrario, pues están más interesados en el efecto polarizador del rédito electoral de determinadas opciones políticas que realmente en informar. «Esta polarización está inescindiblemente unida al efecto inmediato de la discriminación. A través de estos procesos se van creando y consolidando identidades colectivas que son intencionalmente estigmatizadas, poniendo así a determinados colectivos en una situación de especial vulnerabilidad al alejarlos de la democracia participativa. Los investigadores se refieren a la creación de cánones y patrones sociales que conducen a la marginación y el señalamiento de ciertas personas por su condición personal o social (mujeres, inmigrantes, colectivos LGTBI+, pobres, etc.)», resaltaron los expertos.