CCOO se opone que las reales academias de Lengua, Historia, Bellas Artes y Ciencias supervisen libros de texto porque no son la Inspección educativa

– El sindicato en Madrid denuncia que la presidenta Isabel Díaz Ayuso «pretende que los libros de texto digan lo que ella quiera»

MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

CCOO mostró este viernes su oposición a que las reales academias de Lengua, Historia, Bellas Artes y Ciencias supervisen los libros de texto porque son «entidades ajenas a la educación y que, desde luego, no son los Servicios de Inspección Educativa a los que la Ley otorga esa competencia y función específica» y que están compuestos por funcionarios «de la más alta cualificación y experiencia» en la educación.

Así lo denunció la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvín, que criticó «una campaña de censura» de los libros de texto por parte de la Consejería de Educación del gobierno de Isabel Días Ayuso. «La presidenta de la Comunidad de Madrid externaliza la supervisión de los libros de texto y del sistema educativo, desafiando al artículo 27.8 de la Constitución y todas las leyes orgánicas de la democracia», dijo.

En opinión del sindicato, «Ayuso pretende que los libros de texto digan lo que ella quiera» y es «una postura declaradamente antisistema, anticonstitucional».

En un comunicado, la organización recordó que finalizada la edición de libros para la implantación de la Lomloe, «ley estatal de educación», Ayuso ha anunciado su revisión para «evitar» ciertos contenidos que ella considera «ideológicos» o de «ingeniería social», y que, según CCOO, «sorprendentemente, está basados en los currículos que la propia Comunidad de Madrid ha aprobado durante el año 2022».

Para el sindicato, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha amenazado con «una censura» y ha proclamado «unilateralmente, la derogación de la Disposición Adicional cuarta de la Ley Orgánica de Educación y, de paso, de todas las leyes de educación de la democracia, incluidas las dictadas bajo gobiernos del Partido Popular, que encomiendan al proceso ordinario de la Inspección Educativa «la supervisión de los libros de texto y otros materiales curriculares».

Quizás también te interese:  Ayuso anuncia un Plan de Talento Digital para formación en tecnología ante el déficit de profesionales especializados en el sector

«Los criterios que, según la Ley Orgánica de Educación, deben seguirse para esta supervisión, debe ser: su adaptación al rigor científico adecuado a las edades de los alumnos y al currículo aprobado por cada Administración educativa», recordó Galvín. Asimismo, «deberán reflejar y fomentar el respeto a los principios, valores, libertades, derechos y deberes constitucionales, así como a los principios y valores recogidos en la propia Ley y en la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, a los que ha de ajustarse toda la actividad educativa», remarcó CCOO.

«Desoyendo este mandato legal, Ayuso advierte que la revisión la realizará a través de convenios con la Real Academia Española, de Historia, Bellas Artes y Ciencias», dijo Galvín, que lamentó que «la Inspección de Educación no ha dejado de ser atacada por el gobierno de Ayuso, que no ceja en atacar su libertad de actuación».