AstraZeneca, el Vall d’Hebron y la compañía Tucuvi ponen en marcha el proyecto AZerca para el seguimiento de pacientes con insuficiencia cardiaca

MADRID, 28 (SERVIMEDIA)

AstraZeneca, en colaboración con el Vall d’Hebron y la compañía de tecnología de la salud Tucuvi, han presentado AZerca, un programa que permite hacer un seguimiento personalizado de pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva a través de la inteligencia artificial y tecnología conversacional.

Así lo precisó la biofarmacéutica global en un comunicado en el que explicó que se espera que esta estrategia de seguimiento permita a los profesionales sanitarios alcanzar un «mejor control» de los pacientes, «disminuyendo» la necesidad de atención hospitalaria, lo que, a su juicio, tendrá como resultado «una optimización de recursos y mejoría de la calidad de vida de los pacientes».

A través del asistente virtual de voz, llamado LOLA, se contacta telefónicamente con los pacientes para recoger información sobre su estado de salud con una frecuencia determinada por el equipo clínico.

Los datos recopilados son analizados y estructurados de forma automática en la plataforma Tucuvi Health Manager para, posteriormente, ser revisados por el equipo de enfermería especializado «priorizando» alertas preconfiguradas que permiten «focalizar la atención» en aquellos pacientes con «mayor riesgo de descompensación o cambios en su clínica habitual».

«Esto complementa la labor de los profesionales sanitarios, ya que les permite realizar un acompañamiento de los pacientes de una forma más frecuente, cercana y personalizada, lo que se traduce en una mayor adherencia al tratamiento y una mejora en el autocuidado, pudiéndose anticipar a posibles descompensaciones que deriven en un empeoramiento de la enfermedad», abundó la compañía.

Este programa contará con la participación de alrededor de 90 pacientes de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona que presentan un diagnóstico de insuficiencia cardiaca basado en los criterios de las Guías Europeas en Insuficiencia cardiaca de 2021.

SEGUIMIENTO

El seguimiento se extenderá por un periodo de entre seis y 12 meses y tiene como objetivo evaluar la «factibilidad» de la implementación de la herramienta en el Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Vall d’Hebron y analizar las «mejoras que podría suponer en la unidad».

A este respecto, según el médico adjunto del Servicio de Cardiología del Hospital Vall d’Hebron, investigador del grupo de Enfermedades Cardiovasculares del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) y coordinador del Servicio de Cardiología del Hospital Sant Rafael. el doctor Aleix Olivella, las nuevas tecnologías basadas en inteligencia artificial «pueden ayudar a afrontar el gran reto asistencial que suponen las enfermedades crónicas como la insuficiencia cardiaca, cuya prevalencia no cesa de aumentar y supone la primera causa de ingreso en mayores de 65 años, con una muy marcada afectación de la calidad de vida».

Quizás también te interese:  Descifran el mecanismo molecular de una enfermedad rara que causa inmunodeficiencias graves

«En esta enfermedad tan frecuente, todos los pacientes, por definición, tienen un alto riesgo de descompensación, por lo que su seguimiento resulta muy complejo y con alta demanda asistencial», añadió, al tiempo que dijo esperar que LOLA les permita «mantener un contacto más estrecho con todos los pacientes, pudiendo focalizar la atención a aquellos que más lo necesiten en cada momento sin desatender a otros pacientes más estables, maximizando así la eficiencia de uso de recursos y logrando un mejor acompañamiento a los enfermos con insuficiencia cardiaca».

Desarrollada por la compañía española Tucuvi, LOLA es un asistente médico virtual de voz basado en Inteligencia Artificial que permite brindar un seguimiento «continuo y personal» a cada paciente a través de llamadas de telefónicas de manera autónoma.

MÁS DE 60.000 PACIENTES ATENDIDOS

Con más de 60.000 pacientes atendidos, LOLA ayuda a los hospitales a garantizar que los pacientes reciban una atención «continua y de alta calidad», manteniendo «un toque humano esencial», según la compañía, que puntualizó que, en algunos casos, han contribuido a reducir la estancia hospitalaria en un 26% y la tasa de readmisiones a los 30 días en más de un 50%.

En este contexto, la CEO y cofundadora de Tucuvi, María González Manso, comentó que el objetivo de LOLA es «aumentar las capacidades» de los profesionales sanitarios «para poder ofrecer la mejor atención a sus pacientes y adelantarse a complicaciones». «En el caso de la insuficiencia cardiaca, mantener una continuidad asistencial y adelantarse a descompensaciones es crucial para la calidad de vida del paciente», advirtió, para admitir que en su compañía están «muy contentos de trabajar con profesionales e industria referentes en insuficiencia cardiaca para poder mejorar la eficiencia y el acompañamiento de los pacientes con insuficiencia cardíaca implementando la Inteligencia Artificial de LOLA».

En la misma línea, el director de Innovación y Estrategia Digital de AstraZeneca España, el doctor César Velasco, afirmó que la compañía ayuda a «optimizar» las herramientas del sistema sanitario, «aportando soluciones innovadoras que dan soporte a los profesionales sanitarios contribuyendo a mejorar así el día a día de los pacientes». «Para ello, AstraZeneca colabora con entidades del ecosistema de innovación que tienen el compromiso de impulsar el desarrollo de soluciones de salud digital», añadió, convencido de que estas soluciones les permiten «mejorar la calidad de vida de millones de personas que padecen enfermedades crónicas como la insuficiencia cardiaca, mediante la colaboración con el ecosistema emprendedor, los centros sanitarios, el sistema sanitario, los pacientes y los profesionales del sector de la salud».