Aplicaciones para ahorrar dinero en combustible en las escapadas del otoño

El otoño es la fecha perfecta para empezar a pensar y planificar viajes cortos, quizá de fin de semana, o simples escapadas de día aprovechando que aún la luz permite disfrutar de jornadas largas y que así, con la vuelta al trabajo, todo se hace más llevadero.

Pero, ¿cómo planificar bien un viaje o escapada sin sobresaltos?

Aunque muchos prefieren la improvisación como norma y es parte de la propia aventura, según está hoy en día el precio del combustible, es necesario planificar a fondo las rutas basándose en varios puntos, sobre todo para ahorrar.

No está de más echar un vistazo a aquellas ofertas que permiten, con el uso de apps o tarjetas, ahorrar en combustible. Cada céntimo cuenta. Con Waylet, una de las más utilizadas firmada por Repsol, se acumulan 3cts. €/litro de saldo por cada repostaje en Repsol durante los 6 primeros meses, aunque no es la única que oferta este tipo de soluciones.  Pero hay otras, MiBP acumula puntos que acaban facilitando el acceso a un catálogo de regalos, GasAll permite conocer el precio de la gasolina en los alrededores, la tarjeta y App de RACE ayuda a localizar las estaciones de servicio más cercanas y los precios del combustible…

Pero, ¿qué consejos se daría a quien quiere salir a carretera ahorrando y con seguridad?

  1. Kilometraje: ¿Cuál debería ser el kilometraje máximo para una escapada? Aunque la respuesta es relativa, para escapadas cortas de día no se recomiendan más de 150 kilómetros por trayecto. ¿Por qué? Porque, por autovía supondría una hora y media de trayecto aproximadamente, lo que no haría perder tiempo de disfrute. Si se trata de carreteras secundarias, sería recomendable acortarlo y permitir paradas para disfrutar de las vistas y planes que ofrecen las poblaciones del recorrido.
  2. Hacer una buena previsión de estaciones de servicio: aunque parece básico salir de escapada con el depósito lleno, siempre es más que recomendable tener presente dónde se sitúan las principales estaciones de servicio en las vías principales. Da igual que se trate de autovías, autopistas o carreteras secundarias. Tener claro dónde se puede repostar es clave.
  3. Llevar el vehículo en perfectas condiciones: antes de salir a carretera en viajes largos la mayoría asumen que es necesario hacer al vehículo una revisión. Pues en escapadas y trayectos cortos no estaría de más tener en cuenta también si el mantenimiento mecánico, los frenos, las ruedas y demás están en perfectas condiciones para evitar sustos e incidentes en la carretera que pudieran haber sido evitados.
  4. Llevar en el vehículo ciertos elementos que ayuden en caso de necesidad. Siempre es recomendable en las salidas llevar en el vehículo un pequeño botiquín capaz de dar respuesta a los accidentes más básicos, al igual que, en caso de salir en invierno, llevar cadenas y alguna manta. Pero no son los únicos objetos recomendados. Un pequeño kit de herramientas, unos cables para la batería o las bombillas para las luces son solo algunas recomendaciones que no ocupan apenas espacio y que pueden suponer un buen alivio si son necesarios. El otoño, por ejemplo, pide llevar también paraguas e incluso impermeables. Nunca se sabe…
  5. Mapas físicos: aunque hoy en día la tecnología nos permite llegar a cualquier rincón gracias a la ayuda de los mapas digitales, a veces la batería o incluso un accidente puede hacer que no funcionen. Llevar un mapa impreso de la ruta que se va a desarrollar o haber apuntado en un cuaderno los principales puntos de referencia e interés puede ser una ayuda añadida y una garantía de tranquilidad.
  6. Al igual que lo anterior, no está de más echar un vistazo a las opciones de alojamiento de la ruta por si fueran necesarias, al igual que los hospitales de referencia de la zona por la que se transitará. Son datos que probablemente no sean luego utilizados, pero llevarlos marca la diferencia.
Quizás también te interese:  El nuevo reglamento de ingreso en la Policía Nacional será estudiado este martes por el Consejo de Ministros