Alcorcón implementa el sistema de carga bilateral en la recogida de residuos para ganar eficiencia y sostenibilidad

MADRID, 26 (SERVIMEDIA)

Alcorcón ha comenzado a implementar el sistema de carga bilateral en su recogida de residuos para ganar eficiencia y sostenibilidad, donde la empresa pública Esmasa ya ha instalado los contenedores del nuevo sistema, que ya se encuentra en pruebas en la Avenida de Las Retamas y se irá extendiendo a otros puntos de recogida de residuos de la ciudad durante las próximas semanas.

«Si queremos convertirnos en la Capital del Reciclaje, Alcorcón debe enfrentarse a retos a medio y largo plazo que nos obligan a mejorar nuestro sistema de recogida. En un plazo razonable, debemos abordar la instalación del quinto contenedor para depositar el residuo orgánico en todo el municipio, así como seguir acercando el reciclaje a pie de barrio y avanzar hacia la meta del residuo cero», explicó el segundo teniente de alcalde y presidente de Esmasa, Jesús Santos.

Por ello, continuó, tras explorar diferentes opciones y estudiar alternativas, hemos escogido el sistema de carga bilateral porque es más eficiente y nos permitirá ofrecer el servicio de manera más sostenible».

Santos señalo que la gran diferencia con el modelo de recogida vigente consiste en las necesidades de personal que requiere cada ruta. Hasta ahora, hacían falta dos personas para poder realizar la ruta, un conductor y un apoyo para enganchar el contenedor.

El nuevo sistema dispone de un brazo para la recogida completamente robotizado, lo que permite automatizar el proceso y que cada ruta se realice con un solo operario. Esto liberará personal para dedicarlo a otras labores, lo que desde la empresa pública esperan que se traduzca en un mejor servicio para la ciudad. Por otro lado, otra ventaja que se ha valorado para implementarlo es su mayor sostenibilidad.

Quizás también te interese:  El cambio climático forma que los viñedos de Inglaterra sean pulcros para el vino espumoso

En primer lugar, la automatización del proceso permitirá una mejor conservación y cuidado de los contenedores, alargando su vida útil. En segundo lugar, la flota será más ecológica, reduciendo las emisiones y contribuyendo a tener un aire más limpio.

La implementación del nuevo sistema será progresiva. Desde la empresa pública quieren medir el impacto del cambio para adaptar el servicio a las nuevas circunstancias.