España registra 500 muertes y más de 84.600 reacciones adversas tras la administración de la vacuna contra la covid-19

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

España ha registrado, hasta el 31 de diciembre de 2022, un total de 500 muertes y 84.650 reacciones adversas tras la administración de 111.293.866 dosis de vacunas frente a la covid-19, lo que correspondería a 76 notificaciones por cada 100.000 dosis administradas, 14.003 de ellas graves.

Así consta en el 19º Informe de Farmacovigilancia de Vacunas contra la covid-19, cuyos resultados publicó este jueves la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) y según el cual se identifica el mareo como una posible reacción adversa de Comirnaty (Pfizer/BioNTech) y la vasculitis cutánea -inflamación de los vasos sanguíneos de la piel- como una posible reacción adversa de la administración de Vaxzevria (AstraZeneca).

Por lo que respecta a Comirnaty, el Comité Europeo de Farmacovigilancia ha concluido que existe al menos una «posibilidad razonable» de «relación de causalidad» con la reacción adversa del mareo, considerándose «poco frecuente» y de aparición dentro de las 24 horas siguientes a la vacunación «en la mayoría de los casos».

Hasta el 31 de diciembre de 2022 se habían administrado en España 67.263.416 dosis de Comirnaty original y se contabilizaron en la base de datos Fedra un total de 44.280 notificaciones de acontecimientos adversos tras recibirla, de entre las cuales 7.924 fueron consideradas graves.

En cuanto a Comirnaty bivalente (original/ómicron BA.4-5), hasta esa fecha se habían inoculado 7.918.291 dosis y se reportaron 770 notificaciones de acontecimientos adversos tras recibirla, de las cuales 132 fueron consideradas graves.

Por lo que se refiere a Vaxzevria, el Comité Europeo de Farmacovigilancia ha considerado que existe una «posibilidad razonable» de que la aparición de vasculitis cutánea «pueda estar relacionada con la administración» de esta vacuna.

Con todo, los acontecimientos notificados «con más frecuencia» tras la administración de una vacuna contra la covid-19 siguen siendo los trastornos generales (fiebre y malestar), del sistema nervioso (cefalea y mareos) y del sistema musculoesquelético (mialgia y artralgia).