El miedo de volar

Descriptivamente hablando, cada fila de dos asientos en un avión comercial tiene al menos un pasajero que efectivamente preferiría no estar allí. Sus manos pegajosas pellizcan los apoyabrazos en el arranque, sus ojos buscan furiosamente una sonrisa alentadora hacia las personas más cercanas, obvian cualquiera de las películas de acción rígida del sistema de recreación en vuelo. El miedo a volar jamás ha impedido viajar a diversas partes, pero con periodicidad ha afectado del disfrute del viaje. Hasta hace poco, se ha incorporado diversas técnicas especiales para el despegue y el declive final, confiando en que estos eran los únicos instantes potencialmente enérgicos de un vuelo, y que los aviones jamás acababan, expresemos, cayendo del cielo a mitad del Atlántico. Por ejemplo el vuelo 447 de Air France que cayó del cielo en la mitad del Atlántico fue uno de las noticas más alarmantes haciendo que los viajeros tengan miedo a volar.

En realidad los pasajeros nunca saben cómo funcionan los aviones, por lo que confiar en la experiencia de un tubo de metal con solapas. Los medios sociales no ayudan a superar estos eventos. Pero la mayoría de los accidentes automovilísticos precisan causar múltiples muertes solo para hacer los periódicos locales, pero los accidentes aéreos colman las noticias durante días inclusive si todos salen vivos.

El pedagogo Robert Bor está aquí para socorrer tu miedo. Uno de los escritores de un nuevo libro, Supera tu miedo a volar, Bor no es solo un registrado como psicólogo clínico, él igualmente es un piloto calificado. El opina que los miedos son irracionales. En el tiempo de 1920 era un miedo racional, debido a que las tasas de accidentes aéreos eran altas, las tasas de mortalidad eran muy altas, inclusive las posibilidades de figurar un accidente aéreo eran altas.

Quizás también te interese:  La Comunidad de Madrid presenta un buscador por Internet que permite tramitar las ayudas a la natalidad

Durante la vida siempre existe algún tipo de riesgo, pero actualmente tienes una mayor posibilidad de ser asesinado a patadas por un burro que cualquier cosa que te ocurra en un accidente aéreo. Aunque las personas aún programan incidentes y los emplean para evitar este miedo tan irracional. A pesar de que han ocurrido dos accidentes embarazosos recientemente, y las personas inmediatamente asume que habrá más y más y se distinguirán más impresionados. Sobreestiman el riesgo, esa desconfianza actualmente es irracional.