Cruz Roja denuncia que «subestimar» las capacidades de las personas mayores «es maltrato» y lanza una campaña de concienciación

-Por el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, que se celebra mañana

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

Cruz Roja denunció este miércoles que «subestimar» las capacidades de las personas mayores «también es maltrato».

Así lo advirtió en un comunicado emitido coincidiendo con la conmemoración, este jueves, del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez y en el que precisó que, «cuando decimos: «déjame hacerlo a mí, tú ya no sabes hacer nada; es mejor que no vayas, con tu edad mejor quédate en casa; no gastes en tonterías, tú ya no necesitas nada nuevo o haces el ridículo echándote un novio a tu edad» a una persona mayor «estamos subestimando sus capacidades y eso también es maltrato».

Por ese motivo, la organización humanitaria lanzó una campaña para «concienciar al respecto» y recordó que este último año ha realizado más de 14.000 intervenciones en este ámbito, desde 196 puntos de atención repartidos en todo el territorio, en el marco de su proyecto ‘Buen trato’ para «promocionar un trato adecuado» a las personas mayores y «protegerlas frente al maltrato, salvaguardando sus derechos y apoyando a quienes sufren o podrían sufrir cualquier tipo de malos tratos».

La organización explicó que interviene con hombres y mujeres mayores de manera directa y con el conjunto de la sociedad con el fin de «cambiar actitudes y conductas edadistas por un contexto favorable al desarrollo de su potencial y su calidad de vida».

En total, más de 5.000 personas, 1.122 hombres y 3.963 mujeres, participaron en estas acciones en 2022 en cuyo desarrollo contó también con «aliados naturales» del proyecto, como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o el Imserso, que proporcionaron información de manera directa sobre los aspectos «a tener en cuenta» para «evitar» el maltrato y también sobre «cómo reportarlo si fuera necesario».

En paralelo, puntualizó que las personas mayores «son de especial relevancia para la sociedad, aportan experiencia, sabiduría, visión histórica y son pilar y nexo de unión de muchas familias». «A pesar de ello, son objeto de discriminación, abuso y maltrato por el hecho de ser mayores», lamentó, para subrayar que, según la Organización Mundial de la Salud, «una de cada seis personas sufren algún tipo de maltrato asociado a la edad», por lo que, a su juicio, «es un problema de primera magnitud en la sociedad».

Quizás también te interese:  7 Increíbles Actividades para Disfrutar en Valdemoro: ¡Descubre Qué Hacer en esta Hermosa Ciudad!

En este punto, hizo hincapié en que el maltrato «no sólo abarca la agresión física», sino que incluye actitudes que van desde la «negligencia u omisión» de los cuidados que pueden sufrir tanto por parte de su entorno como de profesionales, hasta el «abandono» o la «creación de una imagen peyorativa» que, a su entender, «socialmente se ofrece en ocasiones de este colectivo, fruto del edadismo, las trabas en la participación social, o el infantilismo».

PROBLEMÁTICA INVISIBILIZADA

En este contexto, Cruz Roja quiso «señalar» esta «problemática invisibilizada» para que se «actúe de manera intensa en erradicarla» y «concienciar sobre que quien lo sufre también sufre vergüenza por no tener recursos de apoyo». «Sienten que son vistos como generadores de costes sociales y sanitarios en lugar de personas activas de pleno derecho y falta información sobre sus propios derechos y su defensa», alertó.

«Además, se requiere de mayor concienciación a los perpetradores, que incluso no son conscientes de que, subestimando las capacidades de las personas mayores, les están maltratando», denunció, para indicar que la edad avanzada, el sexo femenino, el aislamiento, la discapacidad o la situación de dependencia, pertenecer a una minoría étnica, racial o religiosa o estar en situación de privación de libertad son «factores de riesgo muy importantes para sufrir maltrato».

Desde 2016, Cruz Roja realiza actividades dirigidas a mejorar la información y toma de conciencia de la «importancia del problema» por parte de las propias personas mayores, su promoción y participación en su «proceso de mejora» y lo hace a través de grupos de ayuda mutua o la creación de contenidos y la mejora de las competencias necesarias para «prevenir o superar las consecuencias de una posible situación de abuso, negligencia o maltrato».