Ahorro en comunidad de propietarios, todo un reto

El incremento en los precios de ciertos servicios y suministros están siendo también un quebradero de cabeza para los administradores de fincas.

En tan solo un año, partidas como la luz o los mantenimientos que requieren de materiales, han disparado su precio haciendo que las cuentas de las comunidades varíen sobremanera sobre los presupuestos aprobados en distintas juntas.

¿Cómo afrontan estos cambios?

Según los últimos estudios, el incremento medio del recibo de la luz en las comunidades de propietarios supera el 100%. Esto es así porque los servicios que prestan en ascensores, puertas de garaje, luces de descansillos y demás servicios vinculados con la electricidad no pueden acogerse a los tramos que se impusieron el año pasado.

“Cuando las comunidades han optado por cuotas ajustadas, es necesario plantear en las reuniones alguna derrama para hacer frente a este incremento del coste de funcionamiento y mantenimiento. Presupuestos que se dieron hace meses para algunas reformas, ante la falta de algunos materiales por la ruptura o demora en la cadena de suministros, han incrementado casi al doble también. Nadie da un presupuesto ya con vigencia de más de 15 días porque los mercados están cambiantes” explican desde Global Gestión Asesores.

Además, en esta situación, la morosidad ha subido nuevamente, lo que dificulta hacerse con un remanente para hacer frente al pago de los servicios contratados en algunos casos, obligando al resto a hacer una derrama para sufragar las cuentas y no dejar a las comunidades en números rojos.

Para afrontar estos cambios, nada como tomar medidas de ahorro como la detección de movimiento para que solo se iluminen zonas que están siendo transitadas, realizar el cambio a luces leds para menor consumo.

Quizás también te interese:   Los españoles gastaron en moda 256 euros en el 'Black Friday' y solo 61 en las rebajas de invierno en 2022, según IESE

Pero no solo se trata de hacerlo en la luz. Por ejemplo, se puede ahorrar buscando una entidad bancaria en la que los intereses o costes por el giro de recibo sean menores que la que se tiene.

Negociar de nuevo ciertos contratos como el del mantenimiento de ascensores, seguros o incluso las cámaras de seguridad, de tenerse, puede conseguir también un ahorro sustancial. “Es como todo, pasado un momento, es necesario revisar las condiciones, precios y requisitos de cada contrato” comentan.