Carreteras recicladas, nueva apuesta en Holanda

carreteras-futuroCuando hablamos de reciclaje vemos claro cómo, en ciertos campos, puede llegar a mejorar nuestra vida gracias a la nueva vida de las materias primas o incluso a una menor contaminación.

Pero, aunque ya se había visto ropa -como la que empiezan a llevar celebrities a las alfombras rojas y firmadas por grandes diseñadores- con materiales reciclados, es Holanda la que se ha puesto a la cabeza de grandes construcciones con este tipo de material.

El proyecto PlasticRoad planea comenzar su andadura en Rotterdam y utilizar todo el plástico rescatado del agua para construir dos carreteras, ofreciendo una doble utilidad: solucionar el problema de los plásticos en los océanos que cada año perjudican la calidad del agua y del ecosistema y darles una vida nueva de forma que pasen a formar parte de nuestra vida cotidiana mediante usos útiles como la carretera.

Para realizarlo, se fabricarán bloques que recuerdan a un juego de construcción sueco que, ensamblados, ofrecerán la misma resistencia al tráfico que el cemento, que podría dejar de fabricarse. De esta manera, la emisión de CO2 del asfalto, quedaría fuera de la ecuación.

Buenas noticias para todos si finalmente la calidad de la carretera que se construya ofrece las garantías de rodada, ya que parece que incluso, tras las pruebas realizadas, mejorará la experiencia de los conductores e incluso abarataría su matenimiento.

“El plástico ofrece todo tipo de ventajas en comparación con la construcción actual, tanto en el desarrollo de las carreteras como en su mantenimiento”, señalaba Rolf Mars, uno de los responsables de VolkerWessels a The Guardian.

Por las pruebas a las que se ha sometido a este nuevo proyecto antes de hacerlo realidad, este tipo de construcción además mejoraría la estabilidad durante las épocas de temperaturas extremas e incluso también mejorarían en términos de tiempo de construcción ya que, en vez de hacerse in situ, vendrían directamente producidas de fábrica.

De hecho, otra de las grandes ventajas de las que hablan los fabricantes es que, en su interior, entre bloque y bloque, se podría usar el espacio para la canalización de cables o incluso de tuberías.

Una vez vistas todas las bondades, habrá que esperar a ver si del papel a la realidad no pierde todas sus ventajas y realmente se ha pasado a descubrir una nueva forma de construcción que podría revolucionar la forma de conducir y de gestionar residuos.

Redaccion QUOnoticias

En QUOnoticias pretendemos agrupar las noticias más interesantes y contenidos sobre Actualidad, Economía, Cultura y Ocio. Además de recoger frecuentemente los principales titulares, también publicamos contenido propio elaborado por nuestro equipo de redacción en forma de artículos, reportajes, noticias y entrevistas a personalidades que consideramos de interés. Si deseas contactar con nosotros puedes hacerlo a través de la sección de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *